Sam Francis

Untitled, 1984

106.7 X 73 inch

Explore

« anterior

Botch, Blotch y Splotch: El exuberante vorágine del movimie...

siguiente »

Shock Art: la violencia de la recognoscibilidad y el hiperre...

Transvanguardia: un renacimiento italiano, más allá del neoexpresionismo

Transavanguardia: an Italian Renaissance, Beyond Neo Expressionism

By Andrew Bay, UK

"Transvanguardia" es un término italiano que se puede traducir como "más allá de la vanguardia." Esta expresión se atribuye generalmente al crítico de arte italiano Achille Bonito Oliva (nacido en 1939). Con esta definición, pretendía captar el espíritu de un dinámico renacimiento artístico que tomó por asalto el mundo del arte italiano desde finales de la década de 1970 hasta la de 1980. Oliva quiso describir con entusiasmo este nuevo movimiento que, en su opinión, empezaba a emerger claramente del arte de vanguardia que se había producido en Europa y Estados Unidos durante las décadas de 1960 y 1970. De ahí el uso de "trans," que significa "después" o "más allá," como prefijo de "vanguardia."

Oliva consideraba que el movimiento Transvanguardia tenía el deber de separarse de las rígidas exigencias de abstracción conceptual, que hasta entonces había impuesto el Arte Conceptual a los métodos artísticos. Con la Transvanguardia, podían abrirse nuevas oportunidades para el discurso no lineal y la variación radical de los procedimientos creativos previamente establecidos. A finales de la década de 1970, Oliva señaló a un puñado de pintores que, en su opinión, habían logrado superar las ortodoxias artísticas y estilísticas de las décadas anteriores. Pensaba que estos artistas abordaban las posibilidades temáticas que ofrecía la pintura moderna, de una manera poco convencional pero original, concentrándose simplemente en temas primitivos y ubicuos, como la emoción humana, la naturaleza, el juego y la exuberancia. Este planteamiento reflejaba tendencias análogas en la expresión pictórica no literal, que también podían encontrarse en la Europa continental y en Estados Unidos. Estas similitudes teóricas y conceptuales fueron el trampolín que condujo a la fundación del movimiento neoexpresionista a principios de la década de 1980. La obsesión por "todo lo nuevo", que había caracterizado a la generación anterior, dejó de ser un objeto de fe: el "pasado" volvió a estar de moda. El arte clásico, el folclore, las leyendas históricas y la cultura popular contemporánea vuelven a gozar de plena credibilidad artística, y pronto serán revividos y explorados intrépidamente por la imaginación colectiva de estos artistas. Estos son algunos de los grandes artistas que definieron y encarnaron el espíritu del movimiento de la Transvanguardia.  

Las obras de Francesco Clemente se tildan a menudo de expresionistas, y por buenas razones. Sus obras se basan en gran medida en acuarelas y óleos opacos que producen dibujos de personajes deformes, de mala conducta sexual y transgresión. Nacido en el sur de Italia en 1952, Clemente se formó en la Universidad de Roma. Sus retratos son muy recargados, producciones inverosímiles de contornos, que a menudo revelan partes del cuerpo dislocadas: codos, ojos y extremidades armados a la ligera, sin ningún orden en particular. Estas texturas se mezclan y combinan con soltura, con un toque de incongruente lejanía y exaltado simbolismo. Clemente lleva una vida nómada desde 1974, aunque reside oficialmente en Nueva York desde 1982. Ávido coleccionista de objetos indios, ha viajado mucho por la India, donde estableció un retiro artístico en Madrás a mediados de la década de 1970. Clemente ha expuesto varias veces en Europa y Estados Unidos, en Kassel (Alemania) (1992), en la Bienal del Whitney de Nueva York (1997), en el Museo de Arte Moderno de Tokio (1994) y en la Whitechapel Gallery de Londres (1983).

Al poner el énfasis en la forma y en los tonos de color evocadores, los lienzos de Sandro Chia transmiten con fuerza una gracia elegante, libre y no figurativa. Chia es un participante clave del movimiento de la Transvanguardia, junto con Francesco Clemente y Enzo Cucchi. Como precursores de esta escena neoexpresionista, pretendían reponerse de los excesos hiperbólicos de la década de 1980 del Arte Conceptual, celebrando de nuevo la importancia de la caracterización y el color en sus pinturas. Chia cuida sus grandes obras de arte con visible deleite y delicadeza, como si fueran órganos vitales que necesitan ser tratados con cuidado. Con una pincelada firme, traza líneas enérgicas, yendo y viniendo entre los óleos resbaladizos y las burdas salpicaduras. Chia quiere revivir todo el entramado plasmado ante él, como un ejercicio de naturaleza muerta, en un aula de estudiantes de arte. Este es el aspecto más significativo de su trabajo, al que se dedica incansablemente, hasta el día de hoy, como si fuera una misión, una vocación. La historia oral del arte italiano y la sencillez ritualista de la vida cotidiana son los temas principales que más a menudo retoma, con su contagiosa vitalidad.

Enzo Cucchi fue el tercer fundador principal del movimiento de la Transvanguardia, y nació en 1949, en un pequeño pueblo del sur de Italia. Cucci, a diferencia de sus contemporáneos, es totalmente autodidacta. Achille Oliva Bonita se fijó en su obra por primera vez, hacia 1976. Por recomendación suya, Cucci se armó de valor y se mudó a Roma, donde conoció a sus futuros socios, Clemente y Chia, así como a la mayoría de las jóvenes mentes brillantes de talento que giraban en torno a este movimiento neoexpresionista colectivo de reciente creación. Cucci encontró rápidamente su propia identidad, con una predilección por las ilustraciones simbólicas y los bocetos figurativos. Prefiere las superficies de gran tamaño para sus obras, sometiéndolas a múltiples oleadas de reinvenciones con carbón. Se inspira en una gran variedad de temas y fuentes: el arte rupestre, los rituales y el folclore de las culturas indígenas, incluso la agricultura. Cucci creció en la Italia rural y nunca se sintió incómodo por sus intereses y gustos eclécticos. Comparte con Clemente y Chia la fascinación por el desorden y la confusión cinematográfica que conjura en sus trazados saturados de color. Con unos pocos y elocuentes montajes visuales, Chia lleva siempre sus dramas pictóricos a sus evocadoras y llamativas conclusiones.

Mimmo Paladino nació en 1948 y creció en el noreste de Nápoles. Al igual que Enzo Cucci, Paladino fue "descubierto" por su relación con Achille Bonito Oliva, que comisarió su primera exposición como estudiante de arte en 1968. Para entonces, Paladino ya era lo suficientemente audaz como para empezar a apropiarse libremente de ideas temáticas e imágenes icónicas de un sinfín de fuentes, para construir una ventana a sus propios mecanismos creativos. No es de extrañar que Paladino comparta varias afinidades estilísticas con sus afiliados de la Transvanguardia: el uso de medios multidimensionales, la yuxtaposición de tecnología moderna con herramientas anacrónicas y primitivas, el posicionamiento de lo profano frente a lo secular. Su formación de diseñador gráfico es una baza creativa de gran valor, que le permite colorear sus producciones, en series de grabados, como sus decorados para las obras de teatro Edipo Rey (2000) e Ilíada y Odisea (2001), representadas en Florencia, en 2001. Paladino es también un experto escultor, especializado en efigies de cobre y mármol, fácilmente memorables por sus exquisitas prolongaciones.

Obras De Arte Relacionadas
Que Te Pueden Gustar

Mimmo Paladino

Mathematico 5, 2001

Print de edición limitada

Grabado Aguatinta

EUR 1,500

Mimmo Paladino

Mathematico 2, 2001

Print de edición limitada

Grabado Aguatinta

EUR 1,500

Sandro Chia

Senza Titolo, 2005

Escultura / objeto

Arcilla

EUR 28,850