Sam Francis

Untitled, 1984

106.7 X 73 inch

Explore

« anterior

La reinvención del mundo del Arte: La insurgencia del Pop A...

siguiente »

La Escuela de Düsseldorf, y el nacimiento de la fotografía...

Los jóvenes artistas británicos: Cómo el dinero, el revuelo y el poder revolucionaron el arte en la década de 1990

The Young British Artists: How Money, Hype and Power Revamped Art in the 1990’s

By Andrew Bay, UK

 

Debemos mencionar desde el principio que los «jóvenes artistas británicos» que dominaban el mundo del arte hace más de treinta años ya no son especialmente jóvenes a día de hoy. Además, la mayoría de ellos ya no viven en Gran Bretaña. Pero también es cierto que su repercusión en el mundo del arte fue inmenso y que pasaron de ser sensaciones del mundo del arte a convertirse en iconos de la cultura pop, que transformaron radicalmente el arte contemporáneo a escala mundial.

Entre los artistas que suelen asociarse al movimiento YBA se encuentran, sin ningún orden en particular: Sarah Lucas, Matt Collinshaw, Gary Hume, Sam Taylor-Wood, Mark Wallinger, Rachel Whiteread, Tracey Emin y Damien Hirst, por citar algunos. Alcanzaron la fama a mediados de los años 90 en Londres, que vivía una especie de efervescencia cultural que recordaba al Londres de los Swinging Sixties. Se formaron principalmente en Goldsmiths y en el Royal College of Art. Goldsmiths, en particular, era famoso por sus innovadoras metodologías curriculares, que evitaban dividir las disciplinas artísticas en categorías y, en su lugar, animaban a los estudiantes a adoptar un enfoque colaborativo de técnicas mixtas en sus trabajos. Sin embargo, más que un enfoque estilístico común, lo que definió a los YBA como movimiento artístico fue su dinamismo e ingenio. A diferencia de la generación que les precedió, tenían el suficiente empeño y conocimiento como para no esperar a que el mundo del arte viniera a ellos, sino que empezaron a crear sus propios eventos y espectáculos cuando eran jóvenes estudiantes. Su ascenso a la fama coincidió con el auge cultural del Brit Pop y el Cool Britannia, que se extendió por toda Gran Bretaña en el verano de 1997.

Damien Hirst se distingue como líder indiscutible del grupo YBA. Como estudiante de segundo año del Goldsmiths College, organizó y promovió su primera exposición, a los 23 años, en 1988. La exposición se tituló Freeze, y tuvo tanta repercusión que el propio Charles Saatchi, el famoso magnate de la publicidad londinense y comisario de arte, asistió a la inauguración. Cuatro años después, la galería Saatchi expuso la mayoría de las obras de estos artistas en una fábrica de 20.000 pies cuadrados en Londres. La exposición se llamó simplemente «Jóvenes artistas británicos.» Se creó así una estética totalmente nueva: contemporánea, original y convincente. Los artistas comprendieron perfectamente la interacción entre la alta y la baja cultura y se introdujeron rápidamente en la opinión y percepción pública.

Una de las obras de arte más emblemáticas de ese periodo fue el infame tiburón de formol de Hirst de 1991. No mucha gente recordará que la obra se tituló con humor: «La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo.» Aunque fue nominado ese año, no ganó el Premio Turner hasta 1995, a pesar de las numerosas protestas de los amantes de los animales y de la prensa. Charles Saatchi decidió aprovechar la difusión nacional y la cobertura que estaban recibiendo sus artistas, creando un equilibrio mediático entre el arte y el comercio.

En 1997, Saatchi inauguró la exposición que consagraría a los YBA como nombres conocidos en el mundo del arte, los medios de comunicación y la opinión pública. Sensation fue un éxito rotundo, con una asistencia récord de hasta 300.000 visitantes a la Royal Academy de Londres. La exposición atrajo una cobertura informativa y mediática sin precedentes que rivalizó con los titulares diarios y la elección del gabinete del Nuevo Laborismo. Saatchi y sus artistas habían sacado inesperadamente el arte contemporáneo de los confines del mundo académico para llevarlo a la cultura general. La gran cantidad de publicidad que obtuvieron los YBA hizo que el Premio Turner se convirtiera en un importante acontecimiento cultural. Con un nivel de asistencia jamás alcanzado y ceremonias repletas de estrellas, este evento cobró suficiente impulso en pocos años para convencer a los inversores privados y a los cargos públicos de Londres de que había llegado el momento de que la ciudad albergara su propio museo de arte contemporáneo. Y esto se consiguió en el año 2000 con la apertura de Tate Modern en la orilla sur de Londres.

Una vez más, fue un éxito rotundo para todas las partes implicadas: el mundo del arte londinense, los medios de comunicación, que consiguieron una brillante emisión televisiva en directo para la noche de la inauguración, y los 5.000 invitados que asistieron al estreno de la exposición y a la glamurosa fiesta posterior. Pero, ante todo, fue un logro increíble para los YBA. Gracias a su tenacidad, su talento creativo y su entusiasmo, estos 16 graduados de escuelas de arte han cambiado literalmente el mundo del arte para mejor y han convertido a Londres en la capital mundial del arte. El evento fue un gran éxito que se tradujo inmediatamente en un número de visitantes sorprendentemente alto en las semanas siguientes para un museo de arte contemporáneo. Los YBA estaban ahora en el epicentro del zeitgeist cultural, eran tan famosos y carismáticos como las estrellas del pop, eran la comidilla de la ciudad y todo el mundo quería gravitar en su órbita.

Pero a mediados del año 2000, el mundo cambió drásticamente debido a la guerra de Irak y a la caída de las puntocom: la euforia del nuevo milenio se había disipado. Los YBA siguieron su camino, Charles Saatchi vendió sus galerías y la revolución de Internet empezó a crear el nuevo mundo tecnológico en el que vivimos hoy. Pero tal vez sea esta la razón por la que la influencia de la obra que estos artistas produjeron durante ese breve periodo de tiempo ha persistido innegablemente a través de los años. Los estudiantes de arte de todo el mundo, así como el público en general, siguen cautivados por ese movimiento, sencillamente porque la obra sigue resonando con fuerza en nuestra imaginación y sigue teniendo una gran originalidad.

Su planteamiento innovador sobre el uso de objetos encontrados como simbolismo formal fue rompedor. Una receptividad colectiva permanente a los nuevos procesos, para explorar continuamente cómo se hace el arte y cómo se puede pensar en él, definió su búsqueda.

Los YBA utilizaron los medios visuales de forma exhaustiva, fomentando un renovado interés por el material impreso y la fotografía. Llevaron el carácter expresivo de la instalación como herramienta conceptual a nuevos niveles, y dieron un nuevo impulso a la pintura con un sentido de urgencia y exuberante vitalidad.

Obras De Arte Relacionadas
Que Te Pueden Gustar

Damien Hirst

Quinizarian, 2011

Print de edición limitada

Xilografía

GBP 15,750

Marc Quinn

Prismatic Labyrinth (102 U), 2018

Print de edición limitada

Técnica mixta

USD 2,500

Damien Hirst

The Cure (violet/electric Red/powder Blue), 2014

Print de edición limitada

Silkscreen

USD 14,250