Sam Francis

Untitled, 1984

106.7 X 73 inch

Explore

« anterior

La tasación de una obra de arte: cómo estimar el precio de...

siguiente »

Coleccionar estampas y múltiplos: una breve introducción

Cómo el arte puede ayudarte a superar la inflación, las caídas del mercado y las subastas de referencia

Inside Out: How Art Can Get You Through Inflation, Market Crashes and Bellwether Auctions

By Andrew Bay, UK

A la mayoría de los inversores de bolsa no se les ocurriría comprar cuadros de Rubens o de Fernand Leger para mitigar el impacto de la inflación en sus carteras de valores. A diferencia del oro, que es el activo preferido por excelencia para la mayoría de los profesionales de las finanzas, las artes plásticas suelen verse como algo demasiado volátil o idiosincrático como para considerarse una inversión fiable. Pero si observamos con más detalle, para el inversor astuto, vale la pena tener en cuenta el valor a largo plazo de grandes obras de arte.

Cada vez más analistas del mercado coinciden con que el valor del arte ha superado al valor del oro en Estados Unidos en el último periodo de aumento crítico de la inflación. Con una tasa de inflación media del 10 % desde 1970 hasta 1980 en Estados Unidos, el crecimiento anual del valor del oro se situó en torno al 30 %, mientras que el crecimiento del mercado del arte fue del 35 % de media. Los datos más recientes nos confirman que la tendencia se mantiene.

Un reciente estudio publicado por un índice del mercado líder en el Reino Unido reveló que, desde el año 2000 hasta el 2022, el crecimiento anual de los ingresos en el mercado del arte fue de algo más del 11 %, mientras que el mercado de valores tuvo un crecimiento medio anual de solo del 4 %. Los bienes inmuebles y los valores de los bonos están sumidos en una profunda inestabilidad. La mayoría de las acciones del S&P* están en apuros, las stablecoins** rara vez son estables y lo mejor es abordar la criptografía tradicional con sumo cuidado.

Los mercados del arte, por otro lado, están vivitos y coleando, y vale la pena preguntarse por qué. Es cierto que, durante mucho tiempo, el mundo del arte ha estado sumido en el misterio de las subastas, en las tendencias impredecibles del mercado y el acceso restringido a la información. Pero este sector, en general, está empezando a cambiar y cada vez hay más instituciones que conceden acceso al público a sus codiciados porfolios y, como consecuencia, cada vez tienen más inversores. El arte es capaz de resistir a las presiones inflacionarias porque, en la mayoría de los casos, está protegido de la imprevisibilidad, lo cual es algo característico en la mayoría de los entornos financieros.

Las carteras de inversiones creadas en mercados como el de las materias primas o bienes inmuebles son más susceptibles de verse afectadas por las tendencias bajistas que caracterizan a nuestras economías. En cambio, los estudios comerciales indican que el valor de las obras de arte permanece relativamente inmune a estos altibajos impredecibles. Esta es la ventaja a largo plazo de invertir en arte, por regla general. Dicho de otro modo, las obras de un gran maestro constituyen ciertamente una categoría única de activos.

No obstante, cabe añadir que, aunque el rendimiento medio anual de las tasas de inversión puede parecer alto a la larga, también hay que tener en cuenta las considerables fluctuaciones del mercado año tras año. Esto es especialmente el caso del arte contemporáneo, donde las desviaciones del mercado pueden dispararse hasta un 30 % de un año a otro. Estas fluctuaciones de los precios pueden ser excesivas para algunos inversores. También apuntan a otra categoría de activos que es igual de impredecible como de apasionante.

Las obras de arte clásicas están siendo desplazadas del panteón del mundo artístico con el rápido aumento de los tokens no fungible (NFT), y es cierto que hay muchas similitudes entre los dos activos. Sí es cierto que parece que, en un futuro muy cercano, las galerías y los curadores intentarán crear plataformas muy similares a las del ecosistema NFT, lo cual también incorporará obras de arte más convencionales. Esto atraerá a un mayor número de inversores y compradores, fusionando al público de los NFT con los coleccionistas de arte expertos; los veteranos del mundo del arte con décadas de experiencia en el sector coexistirán con los nativos tecnológicos de la generación Y y  Z, que también son apasionados del arte. Con el tiempo, cada vez más plataformas multimedia invertirán en obras de arte de primera categoría, "de carne y hueso," mientras que los NFT seguirán siendo, por su naturaleza, digitales.

Lo que parece cada vez más evidente es que un inversor inteligente debe buscar el vehículo adecuado para cubrirse las espaldas por la inestabilidad de los mercados financieros, la desaceleración de las criptomonedas, de la alta tasa de inflación y de las crisis geopolíticas. Y la inversión en el arte puede suponer una decisión acertada.

El año 2022 ha confirmado lo que la historia ha demostrado una y otra vez: las inversiones en arte acertadas pueden crear un porfolio a prueba de balas, que generará mayores márgenes de rentabilidad que el S&P 500 en los últimos 20 años. Desde enero a julio de 2022, las principales casas de subastas de Nueva York y Londres registraron ventas récord que superaron los 4.000 millones de dólares. Estas cifras extraordinarias confirman la creciente importancia del mundo del arte en nuestra economía globalizada.

Los informes de analistas del mercado apuntan que, desde julio de 2022, los mercados de arte moderno han visto una rentabilidad media del 15% frente a un 8,9% de las empresas del S&P 500 en bolsa.

En general, las obras de arte siguen siendo un activo de mucho valor a pesar de las desfavorables condiciones del mercado financiero.

Aunque no hay muchas estrategias de inversión que puedan amortiguar de manera constante las políticas de inflación, el arte, en la mayoría de los casos, ha demostrado ser una de ellas. Sigue siendo una de las opciones favoritas junto con los bienes inmuebles, para los inversores expertos, frente a los bonos y las acciones.

Además, hay nuevos productos, como la diversificación de inversiones, que permite a los titulares de activos gestionar sus carteras igual que un accionista.

La diversificación es el concepto sobre el que se basa la inversión de arte a largo plazo. Tiene el potencial de reducir las pérdidas innecesarias mediante la adquisición de obras de artistas de diferentes épocas, estilos y reputación, en mercados públicos y privados. La diversificación de la cartera es la esencia de cualquier filosofía de inversión y, por tanto, también aplica a la inversión en arte. Las obras y el gusto del público pueden cambiar y evolucionar y los mercados responderán de manera invariable a estas variables desconocidas.

No obstante, la idea central sigue siendo la misma: si el mercado de un artista o de un género en particular está desfasado, se corre el riesgo de sufrir las consecuencias de esa depreciación. Por tanto, los coleccionistas de arte expertos compran obras de diferentes artistas y épocas. Por eso es tan importante concentrar la estrategia de adquisición en artistas que tengan un valor de mercado y una trayectoria profesional convincentes. Esto concierne especialmente a artistas cuya reputación está creciendo o consolidándose. En su caso, el apoyo de grandes galerías y curadores es crucial para coger impulso y mantener el futuro de estos mercados.

Acciones del S&P*
El índice Standard and Poor’s 500, o simplemente S&P 500, es uno de los índices bursátiles que registra la evolución de las acciones de las 500 compañías más importantes de la bolsa de Estados Unidos. Es uno de los índices más seguidos.

Stablecoins**
Stablecoins son criptodivisas cuyo precio está vinculado a un activo de referencia. El activo de referencia puede ser dinero fiduciario, productos negociados en bolsa o una criptomoneda.

Obras De Arte Relacionadas
Que Te Pueden Gustar

Vik Muniz

Jetliner, 2018

Print de edición limitada

Impresiones giclée

GBP 650

Robert Motherwell

Untitled (#6), 1976

Print de edición limitada

Aguafuerte

USD 11,900

Yaacov Agam

Yellow Haze, From The Evolution Suite I, C. 1995

Print de edición limitada

Técnica mixta

EUR 2,400